La Ayuda a domicilio va dirigida a cualquier persona en una situación en la que necesite unos cuidadores geriátricos cualificados, dentro de su domicilio, con cualquier patología: personas mayores, personas encamadas, hemiplejias, parálisis, demencia senil, Alzheimer y cualquier situación de discapacidad dependiente. Es una alternativa para personas mayores que desean mantener su independencia y la estancia en su domicilio hasta que sus circunstancias se lo permitan.